lunes, 21 de octubre de 2013

CARTA A LA MINISTRA

El Conpes 3260 presenta la política del Gobierno Nacional para impulsar la implantación de sistemas integrados de transporte masivo –SITM– y fortalecer la capacidad institucional para planear y gestionar el tráfico y el transporte en las ciudades, con el propósito de incrementar su calidad de vida y productividad.


Respetada Dra. Cecilia Álvarez-Correa Glen:

Contrario a lo que se estipuló en el documento Conpes 3260, la implementación de los sistemas integrados de transporte masivo –SITM– ha des favorecido la habitabilidad y movilidad en las ciudades.

Hoy en día, se ha podido establecer que la falta de planeación, los malos diseños, la implementación a tramos y la operación basada en la improvisación técnica de estos sistemas, ha causado que la opción alguna vez vislumbrada como la solución a los defectos del sistema de transporte convencional, se convierta hoy en una “enfermedad” inclusive peor.

Basta con hacer una investigación de mercados que mida el grado de satisfacción de los usuarios (todos descontentos) o una auditoría contable que muestre el estado financiero de los mismos sistemas (todos en saldos negativos).

En Bucaramanga por ejemplo, el sistema de transporte masivo METROLINEA se inauguró el 22 de diciembre de 2009. Acto que desde su inicio desató controversia puesto que el sistema que se lanzaba nunca contó con la infraestructura adecuada.

Pasados casi cuatro años, METROLINEA como sistema integrado de transporte masivo no le cumple a la ciudad, continua con su precaria infraestructura, es financieramente inviable y atropella sin piedad los derechos de los pequeños transportadores.

Son innumerables los motivos para calificar a METROLINEA como un sistema público de transporte ¡pésimo!
  1. Los tiempos de recorrido aumentaron.
  2. No cumple con las frecuencias asignadas.
  3. No tiene la cobertura necesaria.
  4. La calidad del servicio es malísima.
  5. La seguridad del sistema es deficiente (esto es tanto en accidentes, como en robo).
  6. La flota  es escasa y siempre va sobrecargada.
  7. La alimentación es molesta y demorada.
  8. Las estaciones, los puentes y los accesos del sistema están mal dimensionados y mal mantenidos.
  9. Existen escasos puntos de recarga.
Razones que han motivado a que la población reaccione negativamente y prefiera otros sistemas de transporte, algunos ilegales como “piratas y mototaxis”.

¡Entonces! ya estamos en mora de tomar acciones correctivas, la deficiencia de los –SITM– está afectando ¡categóricamente! un derecho social que es básico preservar y garantizar de forma igualitaria “la movilidad”.

Recordemos que los beneficios que se alcanzarían con la implementación de los –SITM– en las ciudades, mejorarían la calidad y productividad del servicio público de transporte específicamente en:
  1. Reducción de los tiempos de viaje y de costos de operación.
  2. Generación de Empleo.
  3. Disminución de la accidentalidad vial e incremento en la seguridad ciudadana.
  4. Impacto social y ambiental.
  5. Otros impactos.
Y en ninguno de los anteriores los –SITM– han alcanzado su objetivo.

Piénselo Ministra ¡Estamos con usted!

Fernando Martínez Arenas
Ciudadano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.