jueves, 27 de marzo de 2014

LOS HIJOS DE NADIE

En una sociedad cada día más compleja, el amor, la preparación y el apoyo continuo a nuestros hijos es prioritario y fundamental para su fin como seres humanos y triunfadores.
El escenario no puede ser más confuso, en el entorno social prevalecen: la escasez, la inseguridad, los malos hábitos y para rematar la exclusión (si no le sirve a los ricos, no le sirve a la sociedad).
Es imposible negar que una vez cruzamos la puerta de nuestra casa, nos encontramos en una selva llena de depredadores voraces donde priman las reglas de la cadena alimenticia (los más aptos, se comen a los lentos). Y no me refiero a leones, tigres, lagartos o culebras venenosas; sino a gobiernos, bancos, multinacionales, empresas y otros; inclusive a compañeros de colegio, universidad y de trabajo.
La Familia es el pilar fundamental de nuestra humanidad y así se debe mantener. Hoy con tantas separaciones, tanto maltrato intra-familiar y tanto abandono, ya no sabemos ¿sí la familia es amiga o enemiga? Los padres y las madres que creen que cumpliendo con las obligaciones económicas están en el lado ´remarcable´ de la sociedad; no saben lo errados que están.
Un hijo es una esponja de sentimientos y conocimientos, es un analista prodigioso y de manera obvia se da cuenta que su figura familiar esta tergiversada y desnaturalizada. Así mismo, se afecta y ve truncada su vida, cuando los adultos lo coartan, lo atajan y le restringen sus recursos solo por el temor de verse superados por su propia descendencia.
 Los clanes que permanecen unidos, son los más aptos para sobrevivir.
Entonces, ¿Por qué unos papás y mamás logran mejores hijos que otros? Porque son la base, la estructura y en general el soporte de ellos; así mismo, se convierten en el amigo y el confidente esencial para su desarrollo y más importante aún se establecen como el motor que impulsa los sueños de los mismos.
Si usted quiere ser un buen padre o una buena madre tenga en cuenta lo siguiente:
  1. Manténgase unido en familia.
  2. Motívelo todo el tiempo y déjelo a soñar.
  3. Enséñele el camino del éxito.
  4. Proporciónele las herramientas adecuadas para su desarrollo.
  5. No le dé temor a ser superado, bendecidos los hijos que alcanzan logros mayores.
No existe mejor partner en la vida que un hijo, amigo incondicional y divertido. Pero para que esto suceda se debe crear el ambiente correcto, recuerde que usted es la persona mayor y de usted dependerá que su hijo también disfrute de la relación.
Piensen por un momento que no todos los planes en familia tienen que ser ir a misa, conocer los pueblos de Santander o disfrutar de un concierto de los “Carrangueros de Raquira”. Busquen en la personalidad de sus hijos y encuentren sus aficiones y sus gustos; podrán darse cuenta que ellos viven y se divierten en otras formas, por ejemplo: El deporte (fútbol sala femenino), la música (alternativa o hip hop), el baile (reguetón), el cine (pixar), la comida (waffles), los libros (Cincuenta sombras de Grey), inclusive la fotografía, el arte, la política y otros.
¡Anímense entonces! ya tiene un punto de arranque. Hagan de su hijo una mejor persona y tengan por seguro que él se lo agradecerá con el alma protegiéndolo de la misma manera en su vejez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.