viernes, 14 de marzo de 2014

MÓNTATE EN EL BUS DEL ÉXITO

Me entristece comenzar con la tragedia pero la historia de hoy inicia con la muerte de uno de mis mejores amigos. Tuvo que partir Jaime para que surgiera en mí la iniciativa de ayudar los niños.
Se siente increíble, me lleno de emociones y me alegra demasiado contribuir en la formación integral de los becarios de la Fundación JAB.
Junto con Juana, Tobi y Ferdi hemos podido sacar adelante el sueño de Álvaro y Gloria, los papás de Jaime; y entre todos logramos perpetuar su memoria construyendo una nueva familia.
¡En la Fundación JAB trabajamos para formar personas de éxito!
Nuestro principal objetivo es despertar el deseo y el entusiasmo de los niños por cumplir sus sueños. Nos basamos en la estructura básica del alumno, donde su desarrollo depende del crecimiento continuo en cuatro factores fundamentales de desempeño: 1. Excelencia Académica, como pilar fundamental en el propósito de alcanzar sus metas; 2. Idioma extranjero, requisito indispensable en el mundo laboral; 3. Deporte, la herramienta que imparte disciplina y genera cohesión social; 4. Cultura y arte, indispensables en la complementariedad de un ciudadano moderno.
Contamos con la mejor tecnología. En la sala de informática Jaime Andrés Barrera aprendemos todo lo referente a las herramientas TICS, las cuales nos ayudan cumplir con nuestros propósitos como individuos que pertenecen a una sociedad de información y comunicación.
Uno de logros que más nos honra y esto porque era la pasión de Jaime es nuestroClub Deportivo Fundación JAB, en el todos tenemos participación pero principalmente las niñas.
Y es que hemos sido muy juiciosos, el equipo de fútbol sala femenino es todo un orgullo, continuos y extenuantes entrenamientos nos han resaltado como uno de los mejores equipos del barrio y “aceptamos retos”.
También nos divertimos… casualmente salimos en jornadas extra curriculares las cuales tienen como propósito compartir como amigos que somos.
¡No existe niño malo! tenemos el mejor producto de todos, ellos están llenos de cualidades y metas futuras; lo único que hace falta es motivarlos un poco para que se monten en el bus del éxito. Los niños son la ciudad futura y sí los instruimos bien, por seguro que, nos ayudarán en el propósito de construir el entorno bonito, amable y seguro que tanto anhelamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.