miércoles, 20 de mayo de 2015

¡MANOS ARRIBA, ESTO ES UN CONTRATO!

Sociedad anestesiada, sociedad dominada.

Se volvió costumbre y así lo toleran las personas, que las obras de infraestructura municipal y departamental tengan atrasos y sobrecostos.



Titulares de prensa como: “Comunidad quema la moto e intenta linchar a dos fleteros” son cada día más comunes, la ciudad está reaccionando a tanto ladronismo y se toman la justicia por sus manos (hecho reprochable y lamentable). Pero ¿qué están haciendo los ciudadanos para que los contratistas y funcionarios corruptos no se roben el erario?  Nada.

Somos una especie de siervos subyugados, una clase ´inferior´ que actúa de forma (inferior) frente a los ´grandes´ caciques. Y entrecomillo inferior y grande, porque ni somos inferiores ni ellos grandes; pero les trabajamos, los elegimos, les pagamos, permitimos que roben y fuera de eso les agradecemos ¡qué patético!
Agradecerles por qué… ¿Acaso, de dónde salieron los recursos para estas obras? ¿No fueron nuestros impuestos los que pagaron el puente, el colegio y el hospital? ¿Cuánto dinero de sus fortunas personales invirtieron el Alcalde o el Gobernador? Gracias por nada. 
Es inherente a la función de los gobernantes cumplir a cabalidad con el mandato popular y garantizar con propiedad y transparencia la inversión de los recursos públicos. Ellos tienen el deber moral, legal y espiritual de garantizar que el pueblo que los eligió prospere tal cual lo prometieron en su programa político, traducido en su plan de gobierno. De lo contrario es un engaño.

Entonces, en lugar de vitorearlos por desvalijar el presupuesto a través de figuras ya establecidas como las adiciones presupuestales, deberíamos fiscalizar a fondo su gestión pública, tomar por nuestras manos la función de control y vigilancia (igual que hicieron los que quemaron la moto) pero esta vez utilizando las herramientas que nos proporcionan la Constitución y el sistema judicial.
También es un llamado de atención para el Procurador Regional de Santander, doctor Édgar Orlando Pinilla Rueda y para el Director Regional de Fiscalías, doctor Jorge Eduardo Carranza Piña, ¡SALGAN DE SU MODORRA! ejerzan, sancionen, penalicen; que con dos ´chafalotes´ que condenen los demás van ajustándose poco a poco a las normas y las leyes.

Ya no más carteles de CPS, no más licitaciones direccionadas, no más interventorías cotejadas por compañías de los mismos contratistas, no más, no más. Hacen más daño estos delincuentes que todos los carteles dedicados al hurto de celulares, vehículos, etc, hacen más daño que todos juntos. ¡BANDIDOS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.