sábado, 7 de enero de 2017

ANÁLISIS DE UNA LENGUA VIPERINA

El ingeniero Rodolfo Hernández es un homo sapiens que involucionó para pensar que la sociedad se divide entre “nosotros y ellos”. Nosotros somos los honestos y ellos los corruptos; nosotros somos personas como tú y yo que compartimos valores, pero no los de ellos; nosotros somos responsables de nosotros, pero no de ellos. Falto de resultados, el Alcalde de Bucaramanga está llevando a la ciudad al aislamiento y la polarización con sus declaraciones infaustas.
Amigo lector tenga presente: “Una autoridad legítima es por definición universal”. La teoría política estimula a que los poderes en el ejercicio se esfuercen por la unificación de sus pueblos y ¡no! por su fragmentación. Ejemplo: sí al contrario de “nosotros y ellos” el Alcalde Rodolfo propendiera por convertir a “ellos en nosotros”, el ejercicio de gobierno obtendría resultados más evidentes y más eficaces, como: la estandarización de las normas de comportamiento, el cumplimiento de las leyes y la mejoría en la planificación urbana, etc. Es decir, en el escenario ideal del principio que “ellos somos nosotros”, el sistema mismo optaría por el beneficio de sus habitantes en armonía y no en la división ya que de lo contrario se advertirían épocas oscuras de caos e injusticia. Lo estamos viendo.
En la Alcaldía de Bucaramanga se acostumbraron a que cada vez que los ciudadanos exigen un informe claro de los resultados, una rendición de cuentas específicas de la administración; ellos desde el penthouse del Premier, generan en respuesta (a su poco o ningún avance) una estrategia de cítrica destructiva o a ultranza que va hasta denigrar de los demás, entrando en los terrenos de la injuria y la calumnia. Espantoso mecanismo de distracción que esgrimen como la única forma de salvarse, y algunos Bumangueses caen en su trampa.

Mucho cuidado. En el gobierno nacional ya nos observan con una desconfianza preocupante, igualmente lo hacen los inversionistas y los diferentes actores económicos (banca, fondos y otros). La improvisación constante del Ingeniero y sus reculadas, sumado a su lengua destructora de personalidades, realidades y pasados están deteniendo el avance que la ciudad tanto había ambicionado, el mismo que nos genera orden, empleo y riqueza, o sea: resultados. Por mi lado me quedo con la teoría que “NOSOTROS SOMOS TODOS” nada de ellos, aquellos, esos; las creencias separatistas dejémoslas para los incapaces.

2 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.