viernes, 7 de abril de 2017

EL SÍ MISMO


Parte I – El Origen
No se sintieron atraídos por su pensamiento ético y político sino por sus declaraciones de carácter místico. El lingüista que no necesitó de cuentos mitológicos, sino que se bastó con desdeñar la jerarquía establecida, ha fundado una nueva religión y se proclamó Dios: “El Sí Mismo”.
Investidos de toda sabiduría sus chamanes predican la palabra del naciente dogma: “Yo soy la verdad y la única verdad. No podréis juzgarme porque yo soy la justicia y la condena, y contra mí no pesará tribunal del hombre alguno”. Estos acaecimientos muestran que desde el primer instante el Sí Mismo exigió una violenta represión y exclusión de los organismos terrenales, un fenómeno que se ha visto anteriormente en dogmas autoritarios.
Culpar a los paganos del caos, la oscuridad y la hambruna es particular de esta deidad parcial, feroz y patibularia. Es un todopoderoso apasionadamente partidista que no siente compasión por nadie más que por sus propios favoritos; es puramente una divinidad tribal. “Ahora, pues, temed del lingüista y servidle; apartaos de los demonios a los que sirvieron vuestros padres” advirtió el hechicero, y sí rompían este mandato la alianza iba a destrozarlos sin piedad.
Por extraño que nos pueda parecer, la nueva teología tuvo éxito, no porque pudiera demostrar racionalmente sus hechos, sino porque fue eficaz para evitar la desesperación y suscitar la esperanza, supo vender las emociones. En su epítome de la Consolación, el nuevo salvador se sirve de la historia para engendrar una nueva especie de futuro. A partir de ahora es él quien guía los procesos de la vida, y ante sus ojos los fariseos tradicionales no son más que una gota de agua en un cubo. Hoy nos resulta tan familiar la improvisación -que desgraciadamente es característica del Sí Mismo- que tal vez no nos demos cuenta que, en algún momento la ecúmene estaba desprovista de la misma, y que las realidades se analizaban y se procuraban por resolver, así de extraño nos pueda parecer.

Parte II – Mi experiencia en el Sí Mismo

Fue una especie de epifanía, y lo describo de esta forma porque brotó de la nada en el sentido numinoso: entre lenguas de fuego se dirigió hacia mí y pronunció:
- Qué tal – Escuchad que vengo en representación del lingüista, nuestro Dios, el único Dios. Un superhombre poseedor de toda verdad y desconocimiento; digo, conocimiento.
- Arrodillaos que estad en presencia del gordísimo, digo, grandísimo. Y que queden en tu mente estas palabras que te dicto hoy: deberás obedecer los mandamientos del lingüista y no podréis poner en tela de juicio sus decretos divinos. Si incumplís estos términos, la alianza os destruirá. Caerá en tu pueblo la abominación de la Sal, que provocará la congestión, la contaminación y la locura vial, y sí con eso no bastáis, serás condenado al infierno de Diante donde se te perseguirá y acusará hasta que tu alma escarmiente de dolor y repudio.
Mi sensación fue terrorífica, en un principio pensé que me encontraba en un estado de embriaguez espiritual, tal, que hacía que mi ser alucinara con deidades. ¡Pero no! el que estaba como borrachín era el mensajero porque así prosiguió en nuestro encuentro místico:
- Observáis esta belleza, que es por encima de todo, eterna.
- Perdóneme usted que lo interrumpa, alucinación divina, pero yo lo veo gordo, casi calvo y lleno de bellos en la espalda y los brazos.
- La materia es imperfecta y mortal, apartad de ti esos pensamientos e inclinad vuestra voluntad al lingüista, seguidlo con lameloidad, que el rey Mamolón os gratificará con riqueza y poder.
Yo trataba de encontrar un sentido al mundo cruel de la política en sí misma, perdón, del Sí Mismo, pero no encontraba razón alguna que condujera a la claridad que tanto se profesaba. ¿Acaso la religión se basa en amenazas? ¿Acaso la religión obedece a temas partidistas? ¿Acaso la religión es celosa? Qué se yo.
Colombia es un estado laico y como tal nosotros los ciudadanos podemos escoger a nuestro libre albedrío nuestra creencia. Sí el lingüista y sus chamanes quieren que los sigamos, les recomendaría que la filosofía de la religión (aunque suene discordante) se fundamente en la aplicación de los principios del amor, la misericordia  y la manifestación de resultados.

Feliz Semana Santa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.