martes, 22 de agosto de 2017

BURRADAS AL ESTILO METROPOLITANO



Ineficiente, incapaz e improvisada son adjetivos que le vienen como anillo al dedo al Área Metropolitana de Bucaramanga. El último acto administrativo que logra el afianzamiento de esta institución como espontanea e irreversible entidad plena de errores es la Resolución No. 548 del 10 de Julio de 2017, “POR MEDIO DE LA CUAL SE AUTORIZA UNA PRUEBA PILOTO DENTRO DE UN ESQUEMA DE RUTAS INTEGRADAS”.

Y me atrevo a categorizarla de esta manera porque en la Resolución en mención, en su Artículo 2o, define: Teniendo en cuenta que estas rutas alimentadoras operaran en una prueba piloto de un  modelo de operación complementario, y para efectos de suplir la necesidad de parque automotor Metrolínea S.A, podrá suscribir convenio de colaboración empresarial únicamente con empresas habilitadas para la prestación del servicio colectivo de pasajeros con radio de acción metropolitano, en donde en otros aspectos se defina de manera detallada el trazado indicando la nomenclatura del corredor vial y definiendo aspectos operativos tales como los asuntos tarifarios, de responsabilidad entre sí y frente a terceros. ¡Metepatas! Veamos porque:

1. Aceptan que Metrolínea S.A. tiene un déficit operacional por falta de buses, hecho que debió ser diagnosticado y sancionado tanto por el ente gestor, como por la autoridad de transporte: […] y para efectos de suplir la necesidad de parque automotor Metrolínea S.A.[...].

2. Delega su función de planeador y autoridad de transporte al otorgar a los privados sus obligaciones como son las de estructurar las rutas y los asuntos tarifarios para las diferentes modalidades de transporte público: […] en donde en otros aspectos se defina de manera detallada el trazado indicando la nomenclatura del corredor vial y definiendo aspectos operativos tales como los asuntos tarifarios, de responsabilidad entre sí y frente a terceros.

No obstante lo anterior, por no concluir con que eso es suficiente, la Autoridad también se contradice contra sus propios Acuerdos Metropolitanos, específicamente el Acuerdo 019 y 020 de 2016 por los cuales se fija la tarifa en las modalidades de colectivo y masivo respectivamente, para la vigencia 2017.

Dicen los textos del AMB que las tarifas para los diferentes y -hago una exclamación en ¡diferentes!- tipos de servicio, se fijan en $2.100 c/u. Este hecho fue considerado bajo el cálculo de la estructura tarifaria sustentada en el estudio técnico que dio origen a la misma. Entonces, sí la Resolución 548 que venimos estudiando da origen a una nueva tarifa pactada -arbitrariamente- entre Metrolínea y los privados ¿dónde quedan los Acuerdos, sus obligaciones y sanciones? ¿No se deberían anular estos pactos primero? ¿Existirá alguna falta como el prevaricato por ejemplo? DIOS.

Para finalizar se puede concluir que en este momento existe una competencia desleal impulsada por la entidad que debe controlar que esto no suceda; además, también se está formalizando por parte de la misma AMB una evasión al permitir y autorizar la validación sin cobro de los pasajeros al SITM, hecho que por seguro finiquitará en demandas.

Eso que importa... una más, una menos que más da.

Anotación: Nadie está en desacuerdo con que se aumente la cobertura, la eficiencia y la economía del Sistema Público de Transporte, pero estructúrenlo bien ¿cierto?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.