sábado, 21 de abril de 2018

PRESIDENCIALES




¿Qué es el voto efectivo? En términos coloquiales, es el voto que decide.

El proceso electoral que define la Presidencia de Colombia se irá a segunda vuelta y los candidatos que conquistarán esta instancia serán Iván Duque y Gustavo Petro definitivamente. ¿Por qué estos dos? Porque son los que han liderado las encuestas y principalmente porque son los que representan la polarización que vive el país. Ni lo tierno de De la Calle, ni lo buena gente de Fajardo y mucho menos el continuismo de Vargas Lleras, alcanzarán para que los ciudadanos los elijan en las intensiones de voto. El país ya mostró sus preferencias y busca liderazgo, personalidad, representación. Duque y Petro son los dos candidatos que encierran estas cualidades ya que asumen posturas, posiciones, las que precisamente, personifican la Derecha y la Izquierda de esta nación.

Dos hechos principales y un tercero están jugando en la decisión de los Colombianos: 1. El controvertido gobierno de Juan Manuel Santos y 2. Las FARC y el hurto del NO. El país se niega a perdonar estos acontecimientos y los va a cobrar eligiendo al dirigente que ofrezca enmendarlos. El último de los hechos es la productividad traducida en empleo y ganancias. Ahora; claro que usted puede votar por Fajardo, De la Calle o Vargas Lleras pero su voto no entrará a ser parte de la decisión final y quedará en la estadística. Nada que hacer.

Por mi lado ya entré en la disyuntiva, para hacer que mi voto tenga una relevancia real debo escoger entre la Colombia productiva o el socialismo subvencioncita que destruye naciones. No es un asunto de miedo, ni de estrategia; la retórica de Petro aglutina y convence cada día más, su discurso lleno de seguridad proyecta un estado de confianza que hipnotiza la masa y la convence, igual que en su momento lo hicieran ´liberales´ similares como Hugo Chávez o Fidel Castro; preocupante. La falacia del socialismo del siglo XX o XXI es la misma: ofrecer el paraíso de la gratuidad a los ciudadanos sin contemplar la estructura económica y política de manera que al final siempre terminan destruyéndola. Ha ocurrido en todos los países donde se ha aplicado y fracasado, por supuesto. Un ejemplo de este nocivo escenario se refleja en nuestro vecino: Venezuela se martiriza con una hiperinflación del 14.000% producto del gasto desbordado de gobierno y de unas políticas de subsidio que compran conciencias, este problema causa un éxodo masivo de nacionales que no tienen como alimentarse y vestirse en el país con las reservas de petróleo pesado más grandes del mundo, y para adornar el postre, la cereza se compone de un tirano asesino opresor de la libertad de opinión, antidemocrático y valurdo, entronizado en el poder.

Si los líderes políticos de la derecha y de centro no se despabilan y comienzan a trabajar en serio, el que puede ganar en primera vuelta es Petro; porque ha salido airoso en todos los debates, porque es un trabajador incansable y porque su retorica populista mueve masas que lo pretenden es desquitarse de su indignación histórica con la política tradicional. Dios nos ampare de un gobierno socialista, expropiador y tirano como el que se vive en el país hermano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.